miércoles, 25 de noviembre de 2009

Marcha a favor de presos indocumentados

Marchan a favor de presos indocumentados

Activistas denuncian abusos en centros de detención de ICE
La muerte de inmigrantes por presunta negligencia en las cárceles de la 'Migra' fue la principal queja de los manifestantes.


11/26/2009

Los abusos e injusticias que, según activistas, sufren los hispanos en las cárceles de inmigración generaron la movilización de un centenar de personas la semana pasada.

Al son de consignas en contra de la discriminación racial, miembros de diversas organizaciones comunitaria marcharon unas dos millas, desde la corte de la ciudad de Lumpkin hasta el Centro de Detención de Stewart, el pasado viernes 20.

Fotos: Mario Guevara/MH
» a FAVOR de los migrantes. Los manifestantes, en su mayoría estadounidenses, se expresaron en contra de los abusos que, según ellos, sufren los inmigrantes que están en las cárceles aguardando la deportación.

Según los activistas, en las prisiones del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) se violan los derechos humanos de los inmigrantes que esperan ser deportados a sus países de origen.

"Queremos que traten a nuestra gente de forma justa", reclamó Anton Flores, de la organización Alterna, con sede en LaGrange.

Flores, uno de los organizadores de la actividad, destacó el caso del mexicano Roberto Martínez Medina, quien murió en marzo de este año en la cárcel de Stewart a causa de una inflamación del corazón.

De acuerdo con el puertorriqueño, los carceleros de la Corporación de Correcionales de Estados Unidos (CCA) no le brindaron a tiempo la atención médica que requería.

"Ese es tan solo un caso, pero son más de 10 los extranjeros fallecidos en manos de ICE", afirmó Flores. "¡No más muertes!".

Los manifestantes se concentraron en las afueras de la corte local, donde realizaron un acto fúnebre simbólico en memoria de Martínez Medina y de las demás víctimas. De ahí iniciaron la caminata hacia el reclusorio.

Al frente de la procesión iban cuatro mujeres vestidas de negro y con los rostros pintados de blanco, cargando una caja que simulaba ser el ataúd con los restos del mexicano fallecido. Las 'dolientes' guardaron silencio todo el tiempo.

"Estamos seguros de que en estas prisiones hay malos tratos y abusos de poder", recalcó, por su parte, Teodoro Maus, presidente de la Alianza Latina de Georgia Pro Derechos Humanos (GLAHR).

Al evento también asistieron representantes del Georgia Detention Watch y de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), entre otros grupos.

Paso cerrado

Las autoridades del Centro de Detención de Stewart bloquearon el paso de los manifestantes justo antes de que estos llegaran al precinto.

Varios hombres armados y vestidos de civil cerraron la entrada principal y se colocaron estratégicamente al centro y en cada esquina para evitar el ingreso de alguno de los que protestaban.

Además, pusieron seis autobuses tapando la vista de la prisión. Uno de los carceleros estacionó su vehículo y grabó con una cámara de video cada movimiento de los activistas, mientras que otro abiertamente se coló en la protesta y estuvo pendiente de todo lo que ahí se decía.

Al verse obstaculizados, el grupo de demandantes se detuvo y formó un círculo, donde los organizadores pronunciaron varios discursos y luego cantaron y elevaron súplicas por cada uno de los detenidos en Stewart.

Cuando ya la protesta estaba a punto de culminar, varias personas se animaron a ir hasta el portón de la cárcel. De inmediato los demás se les unieron.

Los manifestantes trataron de saludar a los guardias extendiéndoles las manos pero fueron rechazados. Los custodios también ignoraron los saludos verbales de los manifestantes.

Todas las pancartas que habían exhibido en el trayecto de la marcha fueron colocadas en el piso.

El agente que parecía estar al mando del equipo no hizo comentarios a los reporteros presentes en el lugar. Tampoco quiso identificarse.

Stewart: cárcel de indocumentados

El Centro de Detención de Stewart es un reclusorio de mediana seguridad ubicado en la ciudad de Lumpkin, a unas 160 millas al suroeste de Atlanta.

El precinto, que alberga solo hombres, fue inaugurado en octubre de 2006. Tiene 1,524 camas y está dividido en seis unidades bajo un mismo techo. Cuenta con un gimnasio, siete patios de recreación, una cocina, una cafetería y una lavandería.

A esta cárcel son remitidos los prisioneros de los estados de Georgia, Carolina del Norte y Carolina del Sur que están en lista de deportación.

En la prisión trabajan 311 empleados del CCA y 95 agentes de ICE.

Actualmente hay unos 1,400 detenidos de diversas nacionalidades en esa cárcel, la mayoría mexicanos.

Según las leyes migratorias, un preso puede permanecer recluido en Stewart entre 30 y 90 días antes de ser deportado del país.

Encarcelado a pesar de no tener cargos

Marlén Meléndez ha vivido en carne propia las inconsistencias de la aplicación del programa 287(g)


11/26/2009

La hondureña Marlén Meléndez ha vivido en carne propia las inconsistencias de la aplicación del programa 287(g), que le permite a los carceleros revisar el estatus migratorio de los detenidos.

Su esposo, Jesús López, también originario de Honduras, lleva ya cuatro meses preso en el Centro de Detención de Stewart sin haber cometido ningún delito.

Mario Guevara/MH
» Oración. Marlén Meléndez (al centro, en compañía de sus hijos) permitió a un grupo de religiosos que oraran por ella y por la liberación de su esposo, que permanece recluido en el Centro de Detención de Stewart.

El 25 de julio pasado, López le pegó a su hija por desobediente y alguien llamó a la policía denunciando que la estaba maltratando. Cuando los agentes llegaron a su casa, lo arrestaron y lo acusaron de crueldad infantil.

Días después, las autoridades le retiraron los cargos cuando descubrieron que no hubo abuso físico contra la niña, por lo que el tribunal a cargo de su caso le suspendió el juicio.

Sin embargo, en lugar de liberar al joven, los carceleros de Cobb, que tienen el programa 287(g), lo entregaron al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para ser deportado, según los documentos en poder de Meléndez.

Desde entonces, Meléndez ha tenido que sufrir un verdadero calvario para sacar adelante sola a sus tres hijos menores de edad.

"Ha sido muy dificil todo esto; si él (su esposo) hubiera hecho algo malo, digo que estaría bien, pero no fue así. Es una injusticia", aseguró la centroamericana.

De acuerdo con Meléndez, apenas empezaban a recuperarse de un arresto que sufrió López el año pasado por manejar sin licencia en Cobb. "Gastamos miles de dólares en abogado y para pagar la fianza de ICE", contó la hondureña. "Y se lo vuelven a llevar".

López no ha sido deportado aún porque se resistió a aceptar la salida voluntaria del país por recomendación de su abogado, quien busca la manera de conseguir nuevamente que ICE lo suelte, ya que tiene un récord criminal limpio, más de 10 años en EE.UU. y es padre de dos ciudadanos estadounidenses.

Mientras tanto, nadie le podrá devolver los más de siete meses que en los dos arrestos ha permanecido encerrado.

Apresados por la 287(g)

Jesús López no es el único inmigrante en haber sido puesto en proceso de deportación.

Según el sitio web del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), esa agencia desde enero de 2006 y bajo las normas del 287(g), ha identificado a más de 120 mil foráneos indocumentados en cárceles locales de todo el país.

Al respecto, a principios de este año, Janet Napolitano, directora del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), declaró que una investigación independiente reveló que la mayoría de esos extranjeros procesados y deportados bajo el 287(g) habían sido detenidos por delitos menores.

La sección 287(g) de la ley de inmigración, vigente desde el 30 de septiembre de 2006, permite a gobiernos locales establecer acuerdos con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para que sus agentes reciban entrenamiento de ICE y ejerzan funciones de inmigración.

La sección establece que las agencias buscarán criminales y convictos por narcotráfico, tráfico humano, pandillas, ofensas sexuales y lavado de dinero, entre otros delitos graves.

Aunque de acuerdo con ICE, el 287(g) no excluye a indocumentados que son arrestados por cometer infracciones.

1 comentario:

  1. HOLA, SIEMPRE HE APOYADO LAS MARCHAS HE IDO A ELLAS E FIRMADO.PERO SOLO ES PARA LOS INMIGRANTES. PERO SE OLVIDAN DE LOS HIJOS AMERICANOS DE PADRES INMIGRANTES. HAY DISCRIMINACION E 1295 INDUSTRIAL, MI HIJO ESTA AHI Y IGUAL LOS TRATAN COMO ANIMALES, MAS A EL PORQUE ES HISPANO. Y NO HAY AYUDA NI A DONDE PUEDE IR UNO A QUEJARSE.

    ResponderEliminar

Se produjo un error en este gadget.