jueves, 10 de diciembre de 2009

"He hecho cosas indebidas"

Ser pandillero le ha causado grandes problemas

El líder de una 'clica' en Atlanta narró en exclusiva a MundoHispánico parte de sus vivencias en los ocho años que lleva al margen de la ley.



12/10/2009

Cuando decidió meterse a una pandilla local, recién entraba a la adolescencia, por lo que reconoce que ni siquiera imaginaba lo que se le venía encima.

Ahora, con 20 años de edad, 'L.B.' –como le llamaremos para proteger su identidad– es líder de una de las 'clicas' en Atlanta de la Sur 13, una de las más antiguas y de mayor peligrosidad, con ramificaciones en el resto del país, así como en México, El Salvador y otros países.

Miguel Martínez/MH
» Con orgullo. Pese a que por ser pandillero ha tenido graves problemas familiares y con la ley, a 'LB' le encanta 'tirar el barrio' (hacer señales distintivas de su pandilla), pero aclaró que espera un día cambiar de actitud.

'L.B.' accedió a recibir en su casa a MundoHispánico para contar parte de lo que le ha tocado vivir durante el tiempo que ha sido pandillero.

Él no vive solo. Bajo el mismo techo reside su madre, padrastro, dos hermanos y una docena de niños: sus primos y sobrinos.

Mientras que uno de esos menores se deleitaba frente al televisor con videojuegos, la mamá del pandillero correteaba a otros, regañándolos en voz alta.

Su padrastro yacía sentado, observando en silencio a los enviados de este medio. Una caja de cervezas de 24 unidades coronaba la mesa donde él estaba.

Realizar la entrevista fue imposible en la sala, debido al ruido y las interrupciones. L.B. nos condujo a su cuarto, donde solo hay tres cosas: la cama, un aparato de sonido y una televisión.

Su habitación no tiene ningún artículo de pandillero: los detectives se lo han prohibido, pues está bajo libertad condicional. Por lo mismo, tampoco tiene armas ni drogas ahí.

Desde su cuarto, el joven reveló que por ser pandillero ha sufrido todo tipo de persecuciones, algunas de las cuales casi acaban con su vida: miembros de otras pandillas rivales han hecho cuanto han podido para tratar de eliminarlo.

Las múltiples cicatrices de bala y heridas de arma blanca que tiene en varias partes de su cuerpo son fieles testigos de ello.

Así, el joven respondió a las preguntas de este medio.

Preguntas y Respuestas

MundoHispánico (MH): ¿Cómo fue que te iniciaste en esta vida?

LB: Tenía 12 años y en la escuela me hice de unos amigos que ya eran de la pandilla y llegué a sentir admiración por ellos.

MH: ¿Admiración? ¿Te atraía lo que hacían?

LB: Más que nada creo que la curiosidad me llevó a unírmeles, y me gustó sentirme aceptado.

MH: ¿Qué tuviste que hacer para entrar al grupo?

LB: Pues 'brincarme'. Cuatro homies (amigos del vecindario o de la pandilla) me golpearon fuerte por 30 segundos.

MH: ¿Qué siguió después?

LB: Comencé a robarme cosas de la casa y a los 13 años participé en mi primer robo de carro. Al poco tiempo me metieron preso por primera vez.

MH: A estas alturas, ¿cuántas veces has estado en la cárcel?

LB: Ya perdí la cuenta... Como siete, creo.

MH: ¿Te consideras malo?

LB: No me considero alguien malo, pero sí acepto que he hecho cosas indebidas.

MH: ¿En contra de la ley, o cuáles?

LB: La mayoría quizás sí. He robado, usado drogas y participado en muchas riñas.

MH: ¿Qué tipo de drogas?

LB: Me gusta la marihuana.

MH: ¿Qué es lo peor que has llegado hacer?

LB: Herir a alguien durante un robo. Es que fue un tipo en Shallowford que se me puso al brinco cuando quise asaltarlo y me tocó demostrarle quién tenía el control. Le di un navajazo en la cara.

MH: Háblame de tu vida familiar...

LB: Nací en Texas, pero tengo raíces mexicanas.

MH: ¿Qué hay de tus padres?

LB: A mi papá no lo conocí. Mi mamá siempre ha tratado de darme lo que ha podido.

MH: ¿Qué piensa tu madre del camino que escogiste?

LB: No le gusta porque sabe que corro peligro; pero así es esto.

MH: ¿Has sentido miedo?

LB: No porque cuando a uno le toca, pues le toca. Al principio tenía miedo a la policía y a la cárcel, pero después uno se acostumbra.

MH: ¿Estás orgulloso de ser lo que eres?

LB: A veces sí.

MH: ¿Cuándo no?

LB: Por ratos siento deseo de cambiar mi estilo de vida y de dejarlo todo atrás y es cuando voy a una iglesia cristiana.

MH: Pero no puedes dejar atrás tu pasado si sigues haciendo lo mismo en el presente...

LB: Yo sé... Pero tengo planes para mi futuro.

MH: ¿Cuáles son tus proyectos?

LB: Trabajar, casarme y tener hijos. Quiero una familia como todos.

MH: ¿Qué sabes hacer?

LB: Aprendí a poner roof y a pintar. Es que desde chico mis tíos me llevaban a trabajar con ellos.

MH: ¿Cuándo planeas casarte?

LB: No sé. Mi novia acaba de terminar conmigo porque no le gusta la vida que llevo.

MH: El día en que tengas tus hijos, ¿te gustaría que fueran pandilleros?

LB: No. Esta vida no es fácil, se sufre mucho y los voy a aconsejar para que no se metan, ojalá que no vayan a esconderme nada como hacemos los hijos (sonríe).

MH: ¿Qué tipo de música escuchas?

LB: Rap y rock.

MH: ¿Qué tan fácil sería para ti abandonar la pandilla?

LB: Para mí no va ser tan complicado como para los novatos, porque ya hice mi parte, ya hice suficiente por la ganga. A los que les cuesta salir es a los novatos, esos que se meten por juego o por curiosidad o porque quieren protección de algo y después se arrepienten. Para ellos la única salida es mudarse a donde nadie los conozca; de lo contrario sufrirán las consecuencias de un traidor.

Las pandillas y su modus operandi

Pandillas en Atlanta

Por Mario Guevara
12/10/2009

El día después de Acción de Gracias, dos jóvenes hispanos que estaban de compras en el Gwinnett Place Mall fueron apuñalados por sujetos desconocidos.

Cuando los investigadores entrevistaron a las víctimas en el hospital a donde fueron remitidas, descubrieron que el ataque se derivó por problemas entre pandillas.

Miguel Martínez/MH
» Tatuajes. De acuerdo con las autoridades, las marcas en la piel y el vestuario holgado que suelen utilizar son los principales distintivos de su accionar delictivo.

Actos ilícitos como estos son comunes en áreas controladas por las pandillas, de acuerdo con las autoridades.

"Por lo general, cuando en un incidente hay jóvenes heridos, se relaciona con las pandillas", aseguró el portavoz de la policía del condado de Gwinnett, David Schiralli.

El vocero atribuyó gran parte de los delitos que ocurren en su perímetro a los pandilleros, entre ellos, robos, ataques armados, distribución de drogas y grafitis.

Schiralli confirmó, además, que las pandillas hispanas siguen fortaleciéndose y ampliando su territorio, pese a que cuentan con equipos especiales para combatirlos, la ayuda del Buró de Investigación Federal (FBI) y del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

De acuerdo con CAGE, la unidad de antipandillas de Cobb, estas son algunas razones por las cuales los jóvenes se unen a las pandillas:

» No tienen muchos amigos y quieren pertenecer a un grupo.

» Tienen baja autoestima.

» Desean sentirse protegidos y queridos.

» Tienen una mala relación con sus padres.

» Ven o sufren mucha violencia en su hogar.

» Uno o ambos de sus padres abusan del alcohol o las drogas.

» Sus padres están divorciados o separados.

» Sienten que nadie les presta atención.

Los condados del área metropolitana de Atlanta que en los últimos años han registrado un incremento de pandillas hispanas son DeKalb, Cobb y Gwinnett.

Condado de DeKalb

La policía califica a las pandillas como mafias criminales bien organizadas y asegura que más de 25 de las pandillas que tiene identificadas son hispanas.

"El 60 por ciento de los pandilleros en nuestras calles son latinos", aseguró el oficial Charly Lyda, de Gang Unit.

Condado de Cobb

El portavoz policial de Cobb, Dana Pierce, dijo que al menos ocho de las pandillas que operan en el condado son hispanas y que hay varias afroamericanas que tienen estudiantes latinos entre sus filas.

La policía de Cobb creó en abril de 2003 una unidad especial antipandillas conocida como CAGE. En este condado a todos los pandilleros detenidos se les revisa el estatus migratorio y los indocumentados son deportados.

Condado de Gwinnett

La policía aquí tiene identificada a un centenar de pandillas hispanas, compuestas por menores de 20 años.

"Tenemos más de 940 pandilleros en pequeños grupos de nuestros vecindarios", dijo el vocero, David Shchiralli.

En 2002, la policía de Gwinnett creó el Gang Task Force (GTF), equipo que el año pasado detuvo a 478 presuntos pandilleros. En la prisión de este condado los carceleros también tienen instrucciones de abrir procesos de deportación a foráneos sospechosos de pertenecer a pandillas.

Pandillas más reconocidas.

Por su peligrosidad, las autoridades destacan a las siguientes bandas: La Raza, Sur 13, Vatos Locos, Mara Salvatrucha, 18 Street, Brownside Locos y Norteños. Cada una de ellas se identifica por colores y números específicos, y tienen sus propias señales con las manos, grafitti (pintas callejeras) y tatuajes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Se produjo un error en este gadget.